Se fue el mejor de todos los tiempos

Para mí, Diego Armando Maradona fue el mejor jugador de fútbol de la historia, lo dije siempre y lo mantengo. Quizás influya que lo vi haciendo cosas increíbles cuando crecía como jugador de fútbol y eso me llevaba a idolatrarlo.

El mundial de México, la máxima expresión futbolística posible realizada por un jugador de fútbol, de nombre Diego Armando Maradona, me agarró con 18 años, en un momento clave de mi carrera. Ver esa “producción” confirmó mi admiración por él.

El sueño en ese momento, como el de muchísimos otros jóvenes, era conocerlo algún día o incluso poder jugar con o en contra de él. Y, por fortuna, con el tiempo se dieron las dos. Tuve la inmensa alegría de conocerlo personalmente (unos 5 encuentros en diferentes situaciones) y jugué en contra de él en un Sevilla-Real Zaragoza (1-0, con gol de Maradona de penal). A continuación, les dejo con ese partido completo, que por grata sorpresa están subidos en dos partes en Youtube.

 

 

“Gustavo, cómo te estoy rompiendo las b****”

Mi mejor anécdota con Diego se remonta a un partido benéfico organizado por Unicef, en especial por el cantante británico Robbie Williams. El partido era jugado por 5 ex jugadores profesionales junto a celebridades de todos los aspectos sociales. Inglaterra vs Resto del Mundo.

El partido se celebraba en Inglaterra, concretamente en Old Trafford, Manchester. En principio, yo iba a ser asistente técnico, aunque luego tuve que jugar un rato por la cantidad de lesiones.

En nuestro vestuario antes del partido, Diego, cuando necesitaba algo, me lo pedía a mí, obviamente por la facilidad del idioma. Gustavo necesito esto, Gustavo me podrás conseguir esto otro… hasta que en un momento que me dijo: «Gustavo, cómo te estoy rompiendo las b****, ¿no? No paro de pedirte cosas», a lo que yo tranquilamente y honestamente le contesté: “tranquilo, sos Diego Armando Maradona”, claramente aludiendo que era un placer ayudarlo en lo que fuera necesario, casi un sueño poder hacerlo.

Siempre he pensado que Diego se preocupaba por todo el mundo alrededor suyo. El problema, quizás, era que no se ayudaba a él mismo.

La foto que pueden ver a continuación es durante el trayecto del hotel al campo. Como ven, estaba el “mister”, Rudd Gullit, el asistente, “yo”, y el más grande, Diego Armando Maradona.

Poyet, Maradona y Gullit

 

Se fue el mejor de todos los tiempos, siempre lo recordaré de esta manera. QDEP.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies