Entrevista en el podcast “Dentro del Vestuario”

Hace poco tuve una de esas charlas que tanto gustan a los entrenadores: hablar puramente de fútbol, táctica y jugadores. Fue en Dentro del Vestuario, el nuevo podcast deportivo de Libertad Digital, con el que pasé un muy buen rato. A continuación, les dejo con un resumen de lo más interesante que hablamos.

¿Cómo es una semana de entrenamiento previa a un partido?

Si es de domingo a domingo, a mi me gusta entrenar los lunes, y hay una razón. Normalmente dos días antes del partido, hay que bajar el ritmo, el día anterior al partido es una activación y jugás el domingo. Los jugadores que no juegan el partido estarían entrenando poco 3 días y tener un cuarto día libre sería preocupante.

Cuando jugás en sábado sí que entiendo que es un día familiar y se me complica un poquito ese razonamiento. También dependiendo del país es más normal entrenar un domingo o no.

El primer día de entrenamiento se hace un análisis de lo que pasó en el partido. Dependiendo de cómo fue, se hace una reunión más o menos larga, se usan videos, etc. Esa sesión también se enfoca a la recuperación de los que jugaron y a un trabajo intenso pero divertido de los que no lo hicieron. Y lo hacemos divertido porque los que no jugaron, no suelen estar contentos, así que no puedes hacerles un entrenamiento “cabronazo”.

Los miércoles trabajamos mucho la intensidad y la fuerza de forma reducida para una mayor intensidad. Y al día siguiente lo extendemos a toda la cancha, con ejercicios con más distancia. También aprovechamos para trabajar la táctica y para mostrar el video del equipo rival.

La experiencia me ha hecho aprender que entre semana siempre pasa algo, así que no me apresuro a elegir el equipo a principios de semana, sino que me espero a ese día de trabajo táctico para decidir el once titular. Trabajamos estrategia, balón parado, definición… detalles para ganar el partido y para no perderlo, enfocándonos en aspectos concretos del rival.

¿Alguna vez eliges la alineación titular a 1 hora y media de empezar el partido?

No, salvo muy contadas excepciones, yo la elijo siempre antes y no llego tan al límite. Hoy los jugadores ya saben el equipo que juega mañana. 

Hace poco, cuando jugamos con un margen de 3 días, me ocurrió una de esas excepciones. Yo tenía una idea y poco antes se me lesionó un jugador. En el entrenamiento táctico hice lo lógico, que es poner a su suplente, pero tiene unas características distintas que no eran tan eficaces contra ese rival. Probé otra cosa porque me pareció que tenía más sentido y salió un entrenamiento espectacular. 

Poyet Católica

¿Para ti es fundamental que los jugadores sepan jugar contra distintos tipos de planteamientos, que incluso varían durante el partido?

Totalmente y es complicado. Mucha gente dice “no lo intentes”, “es imposible”, “no lo vas a lograr”. Y yo le respondo que lo logré en Brighton cuando estaban en tercera y segunda división. ¿Por qué no lo voy a lograr en un equipo más grande y con más calidad?

Ahora bien, se necesita tiempo, no hay duda. Porque hay jugadores a los que ves unas características ideales para lo que querés lograr, pero después tienen un menor entendimiento general de lo que tiene que hacer dependiendo de lo que hace el rival. Y hay otros que quizás tienen menos técnica o físico pero son muy inteligentes y entienden el fútbol de la manera que a mi me gusta. No quiero matemática, sino un entendimiento general. 

Puedes preparar un partido a las mil maravillas, física y tácticamente, y que un jugador resbale y conceda un gol que haga cambiar el planteamiento de tu equipo. ¿Crees que desde fuera se sigue sin tener en cuenta que en el fútbol hay cosas que no se pueden controlar?

Yo, al principio de mi carrera, pensaba que lo podía controlar todo. Y con el paso del tiempo vas aprendiendo que hay cosas que no dependen de vos. 

Muchas veces, cuando me preguntan sobre un partido importante, podría decir que quiero ganar, marcar primero, etc. pero muchas veces respondo que lo que quiero es que no haya accidentes. Por ejemplo una roja en el minuto uno, que provoca que todo lo que planificaste durante la semana no alcance, o que se lesione un jugador importante. 

Esto va relacionado con lo que decía antes. Por ejemplo, en Libertadores tenemos claro que va a haber momentos en los que el rival va a ser mejor y es ahí cuando quiero que el equipo entienda cómo reaccionar, más allá de que yo pueda ayudarles. Eso lleva tiempo, ya que primero es individual, después zonal y después general. Por eso creo que una de las claves del mejor Barcelona de la historia era que tenía un mismo entendimiento como equipo.

¿Con qué sistema te sientes más cómodo?

4-3-3. Yo creo que cuando a uno le gusta tratar bien el balón, ese sistema te permite tener unas triangulaciones en el campo ideales. A partir de ahí, el rival juega. Y también entra el entendimiento de saber el dónde y el cómo para generar superioridad. 

A mi me gusta jugar con un extremo que sea muy rápido y el otro que sea un “delantero” y que trabaje. Por ejemplo Cavani, cuando jugaba con Ibrahimovic. Eso simplifica las cosas. Aun así, si tienes un 8 y un 10 que pisan mucho el área, prefiero dos extremos rápidos. Depende mucho de las características de tus jugadores.

En Europa se está jugando bastante con 3 centrales y 2 carrileros largos. ¿Qué te da ese sistema?

Uno de los equipos que más me gustó con esa formación fue el Borussia Dortmund del año pasado. Tenía dos carrileros (Guerreiro y Achraf) que eran unos animales e incluso marcaban goles, y mucha gente atacando por el medio, que es donde está la portería.

Sin embargo, la elección de los carrileros marca mucho la formación. El Chelsea contra el Oporto puso a dos carrileros que se ocupaban de defender. 

Es por ello que no creo que esa formación sea más o menos defensiva, sino que depende de muchas otras cosas, como por ejemplo los jugadores, las intenciones, los balances… Yo por ejemplo jugaría un 5-3-2 si tuviese los dos mejores delanteros del mundo para poder ponerlos en el centro. Un 4-4-2 cuadrado no me gusta nada. 

Hay entrenadores que dicen que si tienen a su mejor futbolista al 40% lo ponen igual y otros que si no está al máximo no lo usan. ¿Cuál es tu opinión?

Yo me manejo mucho por mis instintos, ya que tengo una comunicación muy cercana con el jugador. Si no sé cómo está, no tengo chances de que esté al máximo. No suele ser una decisión personal, sino en conjunto, de la cual aprendo para la próxima.

Por ejemplo, el mejor jugador que tuve en Burdeos era Malcom y estuvo unos días con gripe y hablé con él para saber si podía estar en el partido. Al final decidimos los dos que lo mejor era que empezara como suplente, salió, metió gol y ganamos, así que todos contentos.

Hay que entender qué es lo mejor para el equipo. No para el jugador, ni para la galería, la prensa o los fans. Eso lo da el tiempo y conocer el carácter del jugador.

Poyet con Malcom

¿Cómo ves el fútbol uruguayo en la actualidad?

Sigue siendo muy cerrado. Es muy difícil crear ocasiones de gol porque los rivales te lo hacen muy complicado. Si un equipo marca un gol pronto, el partido se convierte en muy cortado y lento. Se manejan mucho los tiempos, la intensidad… es muy raro ver partidos rápidos y abiertos.

¿Y el fútbol chileno?

Justo al contrario. Es un fútbol muy abierto, en el que se parten mucho las líneas y en el que hay muchos contragolpes. No me gusta nada, pero está dentro del fútbol. Puedes controlarlo un rato, pero no todo el tiempo. 

Y eso es un proceso también. Esa apertura después es complicado que no la hagas en Libertadores y que el contrario saque ventaja de eso. 

Podría decirse que hay 3 o 4 jugadores que son muy ofensivos y que defienden poco, y en el otro equipo también, así que se parten mucho ambos equipos. Es más parecido al mexicano, casi como si fuese el tercer cuarto de un partido de la NBA.

¿Te parece que está desapareciendo la figura del mediapunta, por ejemplo en un 4-2-3-1?

Con todo el respeto a todos los mediapuntas del mundo, si vos tenés un mediapunta que influye en el partido de manera tremenda, con una cantidad de goles y asistencias impresionante, para mi es un jugador sumamente importante. Ahora bien, cuando se transforma en un “medianada”, que ni ataca ni defiende, en mi equipo termina no jugando. 

Por eso creo que se están perdiendo. Muchos intentan jugar en esa posición porque no quieren defender y atacan sin asumir responsabilidades. 

¿Cómo te gustan a ti los jugadores que jugaban en tu posición? 

En un 4-3-3 los equipos han intentado que los dos que están por delante de los mediocentros sean parecidos a Xavi e Iniesta. Los dos muy técnicos, manejando los tiempos del partido, manteniendo la posición… y se olvida un poco el perfil box to box. De bajar a tu área a defender y pisar el área rival con peligro. 

Nadie se puede comparar con Xavi e Iniesta, no va a haber otros. Por esa razón a mi me gusta que tengan recorrido y responsabilidades defensivas y ofensivas.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies