Mi segunda temporada en el Sunderland

Tras la primera parte de la entrevista en el podcast What the Falk, seguimos hablando de mi etapa como entrenador en el Sunderland, en este caso centrándonos en la segunda temporada. Aparecen nombres como Virgil Van Dijk, Marcos Alonso o Jermain Defoe por motivos muy variados. 

Si quieres escuchar la charla completa puedes hacer clic aquí.

¿Estuvo el Sunderland cerca de fichar a Virgil Van Dijk?

Estábamos interesados. Cuando yo estaba en el Brighton fui a Groningen para verle jugar en directo. Después de 20 minutos, junto con mi asistente teníamos claro que debíamos ficharle. Con todo el respeto para el resto de jugadores de ese partido, Van Dijk hacía parecer a los rivales que tuvieran 15 años, era muy superior al resto. En el Brighton no teníamos la posibilidad de fichar por mucho dinero y menos para un defensa. Fichamos a Leo Ulloa por 3 millones pero porque era delantero, no podíamos gastar eso por un defensa.

Ya cuando estaba en el Sunderland, puedo decir que hubo mucho interés y contactamos con su representante, aunque no recuerdo que llegaramos a hacerle una oferta. 

¿Por qué no se firmó a jugadores cedidos como Marcos Alonso, Ki o Borini?

Simplemente por un tema financiero. Cuando firmé por el club pensaba que tendría más influencia a la hora de elegir qué jugadores compondrían mi equipo pero más adelante vi que no era así. Eso que se suele decir de que “no va a llegar ningún jugador que no quiera el entrenador” no es verdad. Pero si las cosas van mal, la culpa es para el entrenador, algo que creo que es bastante injusto.

No digo que fichásemos a malos jugadores en lugar de Marcos Alonso o Ki, pero como entrenador pedí jugadores con otras características específicas para jugar de la forma que tenía en mente.

Siempre digo una cosa: mi relación como entrenador con el director deportivo tiene que ser como si fuese mi mujer. Se puede no estar de acuerdo con varias cosas, pero vamos a vivir juntos, así que es mejor conocerse ambos y trabajar juntos. No pido poder, sino sentido común.

Poyet Sunderland

La incorporación de Defoe en el mercado de invierno

Lo conocía de mis dos etapas en el Tottenham, como jugador y como asistente de Juande Ramos, así que en gran parte vino gracias a la buena relación que teníamos. Sabía que fichar a Jermain Defoe era incorporar algo que no teníamos en el equipo, un jugador muy clínico.

Tuvimos que readaptar el sistema, ya que no podía jugar solo como referente en punta. Todo lo que había costado convencer a los jugadores sobre el sistema actual cambiaba porque habíamos fichado a alguien especial y eso es complicado.

Empecé con los cambios poco a poco, aunque en los primeros entrenamientos se vio que no sería fácil y que llevaría un tiempo. Sin embargo, por la posición en la que estábamos en la clasificación, no contábamos con ese tiempo y todo debía acelerarse

En clubes como el Brighton, donde sabes que vas a estar ahí los siguientes meses es mucho más sencillo trabajar este tipo de cosas. En un club donde según el resultado del sábado pueden echarte es más difícil.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies